aifos

Colectivo de escritores en busca de conocimiento y letras. 2011

Palabras después de Rilke

Written By: admin - Apr• 07•11

Urquiza, Ignacio

Rilke nos habla desde el punto de vista de los muertos. Desde ahí, después de su propio velorio, se acomoda para hablar de la experiencia de ya no estar aquí en la tierra entre nosotros los vivos para darnos la gran lección: el desprendimiento de todo, del todo. La desintegración de lo aprendido y de lo esperado , de lo intrepretado, como le llama el autor a las miles de espectativas que nos cuelgan como medallas del cuello hasta que nos dejan caminando con la cabeza baja, viendo al piso porque de tanto peso el pescuezo ya no se yergue y vamos viendo nuestros pies arrastrarse levantando apenas el polvo de las aceras porque no podemos ya levantar las hojas de los árboles secas, si ya no estamos en el bosque, ni en el campo y aunque ocupamos el mismo sitio ya lo tapamos todo con cemento, chapopote y adoquín.

La misma poesia amorosa y significante se desprende de la memoria, de las almohadas y de las páginas para volar letra por letra y tipo por tipo en el universo cósmico, como miles y millones de satélites, lunas y meteoritos en órbitas desordenadas porque apenas van a aprender a volar. Ya será mas ordenada la figura, la estela, pero nunca tanto como lo fueron en la poesia terrenal ya que conforme se van ordenando para orbitar, iran llegando otras miles y millones de palabras desintegradas que chocarán con estas y la verdadera entropía dominará todo.

Los angeles son los únicos que, por su naturaleza inerte, podrán percibir estas escenas sin ser afectados, serán testigos y tendrán el tiempo para ver cómo, una vez quese hayan terminado todos los vivos y todas sus palabras, libros periódicos y textos ya sean impresos o virtuales, leidos o pensados, imaginados y contados. Una vez que
el espacio negro que nos rodea, sólo entonces empezará un nuevo orden guiado por la gravitación y la inercia de las estrellas y de los soles. La forma de estela de cometa que las contiene hará que se empiecen a entrelazar y a conectar magnéticamente las letras y surjan nuevos significados para que se entiendan y para que se amen los que vienen. Los deseos también vuelan separados de lo deseado, a veces en vuelos paralelos a veces en direcciones opuestas o encontradas ; cuando chocan cambian de rumbo pero ya no se enlazan ni se entienden.
La eternidad se ve más lejos que nunca.

Sólo los ángeles la disfrutan. Ellos hicieron algo más que vivir y pasarla bien, ellos siempre estuvieron conectados y agradecidos hasta el límite de la obsesión de entregar su propia naturaleza humana. Un sentimiento, un impulso más grande que ellos mismos de agradecer a cada momento su existencia. Por eso están ahí , por ser sin dejar de ser nunca y de tanto ser extasiarse y engrandeserse hasta la integración con el cosmos y con la eternidad que sí existe  y que está comprobada por ellos.

Cuántos son los ángeles que nos ven de cerca y que nos ciñen de la cintura para despertarnos y no los oimos. Quieren que gritemos de tanto amor porque ya no nos cabe más. El reloj avanza, los minutos se van y las oportunidades de tocarnos se pasan también. Hay prisa. Tengamos prisa por decir que sí. No nos dejamos abrazar. Le negamos al corazón (siempre solitario pero que nos mantiene aquí) la gran oportunidad del amor y de una merecida compañía que lo haga palpitar con mas gusto porque se empata con el ritmo de otro que igual anda solo buscando y penando.
El amor está en el aire. Hasta ahí sabemos los muertos y los vivos.

Marzo 2011

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *